La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

en la casa del pueblo

en la casa del pueblo
por las noches
escuchaba el eco de los trenes
desde aquella habitación
que daba al patio

tenía tanto miedo

los monstruos esperaban bajo la cama
o dentro del armario
a que me durmiera

la cisterna del baño
formaba aquel remolino de agua
que me tragaría para siempre
y me enviaría a otro mundo
del cual era imposible volver

y yo corría cuando tiraba de la cadena
para salvarme

tenía tanto miedo

en cuanto pude
me fui con mis miedos
a la ciudad
un remolino de agua
en el cual sigo girando
muerto de miedo

¿qué habrá al otro lado?
¿silencio?

sí, niño cobarde
sólo silencio

tengo tanto miedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario