La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

¿quién sabe?

sus ojos
¿quién sabe?
brillaban sólo para mí

me abrazaba
mientras me decía
no te quiero

el amor
es cosa de insectos
con sus pequeños cuerpos negros
dibujando filas

mientras me decía
no te quiero
yo oía
tengo miedo
y sus pequeñas patas de insecto
me apretaban tan fuerte
que no podía respirar

las estrellas
¿quién sabe?
brillan sólo para mí
mientras intento sobrevivir
entre toneladas de mierda
soñando con que otro bicho
¿quién sabe?
me vuelva a tocar con sus patas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario