La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido