La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

La sonrisa de Hiroshima de Eugen Jebeleanu


No hay comentarios:

Publicar un comentario