La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

¿dónde?

¿dónde está dios?
¿dónde los hombres?
¿dónde?

un imperceptible hilo
parece unirlo todo en las tinieblas

tiemblan tijeras
en mi cabeza

no me resigno
a la soledad
alguien me mira tras las estrellas

me arrastra un río lácteo
ruedo
grito
me ahogo en el tiempo
y en un último hilo de voz
digo

¿dónde está dios?
¿dónde los hombres?
¿dónde?

No hay comentarios:

Publicar un comentario