La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

que no llegue el alba

que no llegue el alba

vino nervioso
diciendo que se iba de la ciudad
huía
de sí mismo
para siempre

que no amanezca

esta ciudad
te mastica
te convierte en un amasijo
de carne
informe
y luego te escupe
sobre el asfalto

que no salga el sol

loco
ciego
llega a un portal
se tumba
y se queda dormido
entre espasmos

que no llegue la mañana

sueña
con un pueblo pequeño
ladran perros
el aire huele a leña
y a lo lejos
se oye el mar

que no me despierte



No hay comentarios:

Publicar un comentario