La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

el mendigo

¿has mendigado cariño
alguna vez
a un extraño?

ah cuando decide dejar caer
esas migajas de pan duro sobre tu mano
esa limosna que codiciamos los locos del amor

ah cuando abrazas ese cuerpo sin contorno
sin nombre sin pasado
sin más rencor que el que arrastras todos los días
sin más esperanza que la que se consume
en la propia caricia

ah el paisaje de su piel
valles montes prados
la puesta del sol de tu mano en su espalda
la brisa de tu aliento
dibujando fugaces horizontes

ah esa habitación que no huele a nadie
donde todavía no has muerto
ni has nacido
en la que no esperas despertar mañana
ni nunca

ah esa casa que no te puede contar historias
porque no habla tu lengua
ni tiene rabia colgada en las paredes
ni tiene pena sobre la mesita de noche
ni tiene cuchillas en el suelo

ah la pura virginidad del momento único
con un desconocido que apenas tiene un nombre vago
en un decorado de teatro de poca monta

y los pasos que resuenan leves en la madrugada
al volver a casa










No hay comentarios:

Publicar un comentario