La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

ni el eco de mi voz

ni el eco de mi voz
ni las huellas de mis pasos
ni los abrazos que mendigo

más allá de mis labios
nada es mío

todo es extraño
fuera de esta envoltura
que se deshace
y se desmorona

todas las preguntas
se devoran a sí mismas

¿quedará algo de mí?
¿podré habitar
al menos
en un fino esqueleto?

y con cada pregunta
se abre otra grieta

2 comentarios:

  1. Momentos inciertos que no pueden si no convertirse en grietas difícil de sellar.

    ResponderEliminar