La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

me abandono

me abandono
en el laberinto
de las calles

me sumerjo
en la extraña ilusión
de la ciudad

me arrastra
un río de sombras
y vibro
como un átomo

me disuelvo
en el tímido murmullo
de los hombres


soy el espejo

2 comentarios:

  1. Como bien dijo María del Carmen, sin palabras, Entre el gentío, inexistente, siento como me hago pequeña, nadie me ve.

    ResponderEliminar