La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

despacio

más despacio
más lento

como la encina
que se ríe del tiempo

más despacio
más lento

como el olivo
que no cuenta los días

más despacio
más lento

como la tierra
que nos congela los huesos
a los relojeros

No hay comentarios:

Publicar un comentario