La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

este puñado de sangre

este puñado de sangre
sigue empeñado en andar
caminos empinados de locura

estoy cansado de mi voz cansada
que sólo sabe cantar en voz baja

añoro gritar en el filo de los cuchillos
como cuando era un niño

añoro sentir el agua fresca del mar
helando mi sexo duro

añoro el sol

pensé que nunca lo diría
pero lo he dicho

añoro el sol de la mañana

ojalá pudiera salir al balcón
y gritar ahogándome en mi vida
que añoro el sol de la mañana 

No hay comentarios:

Publicar un comentario