La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

qué más puedo decir

qué más puedo decir

diré que soy un huérfano perdido
en esta inmensidad de personas huecas
que deambulan sin sentido
buscando pequeñas mentiras
para llenar sus vacíos

qué más puedo decir

diré que un día aparecí en este mundo
desnudo como el sol de la tarde
y que araño las paredes buscando respuestas
bajo la pátina presuntuosa de los libros

qué más puedo decir

diré que derribé las puertas de los templos
buscando dioses que me escucharan
gritando hasta desgarrarme la garganta
y solo recibí el silencio agónico del mármol

qué más puedo decir

diré que me iré como vine
como un niño que llora
en los brazos de la vida

por primera vez

No hay comentarios:

Publicar un comentario