La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

por caminos de carne

por caminos de carne
vagaba arrastrando mi derrota

oía las cadenas
rodando en las fosas
en estrepitoso silencio

no podía dejar de soñar
con mi cuerpo sin vida
con los genitales amputados

ahora que yazco sin deseo
junto a la puerta abierta
de un limbo sordo

pienso en cruzar el umbral
en el último momento

anhelo alas como jaulas
que me arrebaten

a un ocaso perpetuo

No hay comentarios:

Publicar un comentario