La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

luego

luego
todo quedó en silencio

hasta mis manos enmudecieron
hasta mis cabellos callaron

hasta mis pasos dejaron de sonar
sobre las alfombras de adoquines

hasta mis pensamientos
se fueron haciendo niebla 
en una mañana helada

me quedó esta mirada turbia
como el agua del río
después de la tormenta

después de aquel maldito día
el mundo quedó sordo
y mi cuerpo mudo

aquello explotó en mi pecho
y en mi cabeza
sin previo aviso

y la vida dejó de tener sentido
para este pobre hombre

sin eco 

No hay comentarios:

Publicar un comentario