La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

estado de la nación

con un resquicio de duda
amargo
en la comisura de los labios

con un destello de alba
insufrible
entre los ojos

con un silencio lúgubre
como el mármol
en la nuez

con un vacío de justicia
inmenso
entre las manos

con varios miles de muertos
invisibles
a las espaldas

seguimos caminando
como si nada


entre la mierda de siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario