La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

oí sus pasos

oí sus pasos desnudos

gemían sobre las hojas secas
como una tempestad
lejana y cansada
proveniente de un reino antiguo

siempre la muerte rondando mi cabeza
temo el sonido de sus tambores y sus trompetas

mientras acecha mi casa
va contando los días
pasando los cuentas de un rosario

1 comentario:

  1. monstruos en el armario escondiéndose de los que hay fuera.

    ResponderEliminar