La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

mi polla blanda

                 I
le dije

mi polla está blanda
pero rebosa de un magma abrasador
que arde con todo el fuego del infierno

no puede romperte el culo
pero puede llenarte la cabeza
de centauros jadeantes

le dije

tu polla es una roca
pero está hueca
con ella jamás podrías follarme
el alma

y qué más da
nunca sabrás lo que es follar
con el alma

le dije

coge tus cosas y vete

             II
el cielo está nublado
después de la lluvia

el cielo cuajado de nubes
y la ventana abierta

me masturbo

mi polla está blanda
pero me masturbo

sobre mi polla arde mi mente
y vuelan centauros de almas erectas

mi pecho está nublado
y cuajado de centauros

la sombra de las palabras

qué bello sería
ser la sombra de las palabras

poder vivir sin ser esclavo del viento
existir en un apacible silencio de penumbra
ser a penas el boceto triste de su significado

permanezco en el olvido 
anhelando disolverme
en las tinieblas del ocaso

porque me pesan los párpados

porque plúmbeas puertas
me niegan el sol del día
recalo cada noche
en las tabernas de mi ciudad

dame vino

mientras te cimbreas tras la barra
como lenta brisa veraniega

dame vino

no busco el perfume de vida
que tu juventud me ofrece

mi espalda necesita la niebla más espesa
y mi frente la médula de las lápidas

trae sobre tus pasos lentos
vino en tinajas rebosantes

no hay prisa
mis males son milenarios

trae vino a mares
a océanos

para sofocar con su sangre
el fuego abrasador del alba

espero

espero un resuello
que me salve de mí mismo

un murmullo en el aire
que me sirva de muletas

un rumor de olas
que me devuelva la sangre

una letanía telúrica
que me derrumbe 
como a una casa vieja

aunque esté seguro
de no saber nada

sigo esperando 
que me asalte el alba

jirón pico vómito

siempre hay jirones de luz
rompiendo
la noche

siempre hay un pico de gorrión
ahuyentando
el cementerio

siempre hay un día olvidado
vomitando
dentro de mi cabeza

y yo siempre mendigando
oscuridad
olvido
y silencio

como bálsamo de ausencia

y nada más

que la luna es
luna
y nada más

que los mares son
mares
y nada más

es el secreto
amargo
que arranqué
con mis propias manos
de las entrañas de la vida

me queda el vino
a cántaros llenos

el olvido 
y seguir viviendo

y nada más

oí sus pasos

oí sus pasos desnudos

gemían sobre las hojas secas
como una tempestad
lejana y cansada
proveniente de un reino antiguo

siempre la muerte rondando mi cabeza
temo el sonido de sus tambores y sus trompetas

mientras acecha mi casa
va contando los días
pasando los cuentas de un rosario

su mano sobre la mía

puso su mano sobre la mía
casi acariciándome

otra vez con tus tonterías
a veces pienso que estás loco
nadie se pone triste por esas cosas

intenté hacer una mueca
media sonrisa
pero no lo conseguí

y me quedé allí callado
pensando en que igual tenía razón
que nadie se pone triste
porque la vida sea un montón de huesos huecos
a la deriva

nada tiene sentido
nacer vivir el dolor el amor
no hay certeza en nada
en nada

necesitaba un abrazo
me sentía huérfano
como si viviera en una isla desierta

un laberinto de espejos

vago por un laberinto de espejos
cruzo taciturno mi locura

aunque sea un despojo que vomitó el mar
sobre la arena

es lo único que tengo
esta vida

aunque me queme en las manos
como ascuas encendidas

es lo único que tengo
hielo en el pecho

y corona de espinas

cae la noche

el párpado de la noche
se cierne sobre el ojo del mundo
inundando sus pupilas
con un mar de escarcha

se abandonan la calles a merced del viento
mientras el tiempo vuela
irremediablemente

como motas de polvo
somos transportados a ninguna parte

en otro tiempo colmaba mis llagas
con el vino dulce que me regalaba el alba
como bálsamo de olvido
como ungüento de abandono

hoy escancio sal sobre mis úlceras
para sentirme vivo
en un éxtasis perpetuo

el sentido de mis pasos

bajo mis pies
el suelo
que da sentido a mis pasos

bajo mi caminar
la tierra que anhela mis huesos
como una madre de hielo

sobre mi cabeza
el sol pariendo al mediodía
como un dios del tiempo

el momento concreto elevado a lo eterno
el instante perfecto

sobre mi pensamiento
el cielo
donde antaño busqué
y de donde volví sediento

entre el cielo y la tierra
este esqueleto que a duras penas sostiene mi cuerpo

y entre mis manos sólo polvo que se lleva el viento
y mientras sigo caminando sin rumbo
el suelo sigue empeñado
en darle sentido a mis pasos

la noche que no acaba

donde la vida no tiene eco
ni valor
ni sentido

debajo del infierno cotidiano
en un mundo plano y sin sonido

donde perezco cada madrugada
en un laberinto de miembros amputados

donde la muerte es la madre
la hermana
y la amiga

donde a la noche no le sigue el alba
ni el día
en el subsuelo

allí de donde nadie salió nunca
más allá de tus tripas
más allá de la vida

allí
es donde habito
y donde espero

epifanía del agua

no sé si recuerda el agua
cuando fue nieve en la lejana cordillera
o cuando fue río entre las arboledas
o cuando fue caño fresco en la fuente de la plaza

no sé si recuerda el agua
cuando descansó plácidamente en un cántaro
ni si fue para ella una epifanía
abrazar mi lengua
o si se sentirá océano
en mí


a veces me gusta acariciarme la cara

a veces me gusta acariciarme la cara
el pelo la frente la oreja la barba

a veces lo hago frente al espejo
y me miro y me digo

¿existes?

a veces me gusta acariciarme la cara
el pelo la frente la oreja la barba

a veces me responde el espejo
reflejando mi mirada

y se desintegró el espejo

y se desintegró el espejo
ante mí
y me quedé mirando la pared desnuda
una superficie blanca
¿siempre estuvo ahí?

me pareció bella su rugosidad
me pareció extraño
que tras el reflejo de mi cara
no hubiera un mundo mágico

me di la vuelta
y tras de mí
sólo había otra pared blanca

sin puerta
sin ventana

y aquí sigo sentado
haciéndome preguntas
entre estas cuatro paredes blancas

me parece todo tan irreal
miro mi mano y muevo los dedos
una bella máquina de carne y nácar

perdido en mi laberinto
espero la llegada del minotauro

aunque hagan vallas infinitas

aunque hagan vallas infinitas
aunque pongan filas de escorpiones
aunque las fronteras sean de fuego
aunque el mar sea veneno
seguiremos cruzando

seguiremos viniendo
mientras nos quede esperanza
mientras nos empuje el hambre
mientras nos consuma la enfermedad 
mientras nos persiga el miedo 

mientras no pare la guerra 
seguiremos cruzando las rayas
que habéis trazado en los suelo
la tierra no es de nadie
ni el agua
ni el viento
mientras el mundo sea mundo
seguiremos viniendo 

aquella noche nunca llegó el alba

y aquella noche nunca llegó el alba
y se mantuvo la luna impasible en el cielo
no se movieron las estrellas
ni cesaron de revolotear los murciélagos
buscando insectos

la gente no llegó a despertar en sus camas
los gallos jamás cantaron
no se apagó la luz de las farolas
en las calles vacías

solo deambulaba yo por el orbe desierto
por un momento creí haber muerto
el silencio era tan dulce
y la noche tan plácida
¿estaba viviendo en un sueño?

tal vez me había cansado de la vida
y decidí parar el tiempo
en el apacible laberinto de mi locura

primero de agosto de 2015

esta vez fue de leche
el diente arrancado en Palestina
un mar de dientes y ojos
hasta donde alcanza la vista

un precio
en una lista de precios
infinita

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

alí tenía un año y medio
y ardió como una antorcha
hasta consumirse en su cuna
de madrugada

como la niña Riham
que se consume en el fuego de la pena
llorando sobre tus ascuas
sus pechos no te darán más leche
ni te acunarán sus brazos fragantes 
como el jazmín

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

también ardió tu hermano
de cuatro años
al que arrancó tu padre
de los brazos de la muerte
demasiado joven
para llorar sobre tus cenizas

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

con nuestra sangre
y nuestras almas
te redimiremos
mártir
cantan los hombres de Duma
alrededor de tu cuna

invierno para otras sonrisas
niebla para otras miradas

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

con mi piel envuelvo tu cuerpo
con mi sangre riego tus venas
mi pelo por tus cabellos
mi caminar por tus gateos
mi canto por tus balbuceos
mis dientes para tu boca
mis ojos te devuelven la vista

un diente por un diente
un ojo por otro ojo

las lágrimas de mi madre
por las de la niña Riham
para que sigan intactas las sonrisas
para que sigan intactas las miradas

mis dientes por todos los dientes
mis ojos por todos los ojos

mi vida por toda la vida