La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

como la azucena

como la azucena
que se abre buscando la luz

como el salmón
que recorre el río
a contracorriente

así camino
sobre arenas movedizas

el sol me quema la piel
y me seca la boca

soy la amapola
en los mares de trigo
en el mes de la siega

un pez
rodeado por la red
del tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario