La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

inevitable

no puedes evitar
que las golondrinas
crucen el mar cada año

la vida sigue su curso
y vuelven a colgar sus nidos
en la iglesia

pasan los siglos
y esos diminutos pájaros
siguen trayendo primavera

desde mi ventana
las veo volar en círculos
y abajo
en la calle
veo a los hombres
vivir sus vidas
inevitables
sin darse cuenta

2 comentarios:

  1. Todo rueda, todo gira, todo cambia y se mantiene, como las estaciones, mientras nos encaminamos al ocaso....los últimos 6 versos me encantaron, gran cierre.

    ResponderEliminar