La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

el arco iris

me contento con contemplar tu cuerpo
exuberante sobre el firmamento

te miro con mis pequeños ojos brillantes
sorprendido
una vez más
por tu curvo
fugaz
y colorido
existir

me conformo con escudriñarte
desde mi diminuto caparazón

así es mi caminar sobre la tierra 
decido tener hacer saber

tal vez ha llegado el momento
de ser
en toda la extensión de la palabra

tú estás ahí
frente a mi mirada brillante

cojo tu mano
y vuelo

ya no es suficiente 
mirar el  repentino arco iris
que nace tras la lluvia de junio

quiero curvarme  en el cielo
fluir entre los valles hasta el mar
ser la madera sólida del pino
ser la lluvia el arco iris y junio

no hay distancia
ni tiempo
fuera de mi

y vivo
intensamente
abandonándome en mí mismo
para siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario