La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

de nuevo me abraza el silencio

de nuevo me abraza el silencio
alargando sus manos
desde antes del caos primigenio

¿has  venido para quedarte?
¿sabré esta vez tu nombre verdadero?

siento tu aliento cálido en mi nuca
me estremezco de dulzura
y me abandono en tu regazo

tal vez seas la muerte
tal vez ese dios de mi niñez
tal vez seas la locura

como penumbras mesiánicas
te extiendes sobre toda la tierra
y finalmente
me disuelvo entre tus brazos

nunca más el sufrimiento
nunca más el llanto
nunca más me consumirá el fuego
de la desesperación

1 comentario:

  1. siempre nos acaba consumiendo el fuego de la desesperación. gran poema

    ResponderEliminar