La poesía empieza donde la palabra pierde el sentido

mediodía

sobre mi cabeza redunda el cielo
es bóveda
es azul
es inmenso

me abraza convexo
como a un niño de paja
colgado  del cuello

su infinitud me estremece
es mediodía
y yo estoy muerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario